abril 15, 2021
Shisha

Shisha

La shisha es un dispositivo que se utiliza para fumar tabaco, al cual se le añaden distintos sabores y se filtra mediante agua. Este dispositivo es también conocido como pipa de agua, hookah, narguile o cachimba. Su origen se encuentra entre los años 1542 y 1600 en la India. Aunque se cree que su verdadera invención fue en China o Egipto durante el siglo XV. A pesar de estar ligado a esa región en la actualidad se ha implantado tanto en Europa como América.

Partes de la Shisha

Es muy útil conocer las partes de una Shisha para poder seleccionarla adecuadamente. Los componentes principales son:

–          Base: Se fabrica habitualmente de vidrio o cerámica y es la que contiene el líquido que filtra el humo. El contenido más habitual es el agua, aunque se puede emplear leche, vodka u otro elemento que aporte sabor.

–          Manguera:  Es el conducto de aspiración para el humo. Dentro de la diversidad de materiales el óptimo es la silicona, pues es muy durable y fácil de limpiar.

–          Válvula: Es un elemento empleado principalmente para liberar el exceso de humo en la base. Figura como un conducto tapado por una bola que se levanta al soplar por la manguera. En un narguile pueden existir 3 válvulas: la de la manguera, la de cierre (une el cuerpo y la base) y la de liberación.

–          Mástil: Su fabricación actual se realiza con acero inoxidable. Esta parte es la que una la Cazoleta con la base.

–          Cazoleta (o cacerola): es el elemento que se coloca en el extremo superior. Se confecciona comúnmente con cerámica, aunque aparecen también de metal, cristal o barro (debe resistir el calor). Almacena el tabaco, hierbas o cremas a quemar, se suele tapar con papel de aluminio y encima de ella se coloca el carbón.

Características de la Shisha

Existen ciertos parámetros distintivos que influyen tanto en la compra como en la utilidad de una shisha, ellos son:

Dimensiones del narguile

Estas pueden variar en diferencia de la preferencia del usuario. Los modelos más pequeños tienen un tamaño de 21cm sin perder eficiencia y con gran movilidad. Las de tamaño intermedio oscilan los 30 a 50 centímetros y las mayores llegan hasta un metro. Estas últimas son para lugares fijos y sesiones largas.

Tipos de cachimba

cachimbas

Existen diferentes tipos y modelos: (egipcia, siria, turca, etc.). La egipcia o clásica es perfecta en cuanto al diseño y facilidad de uso. El precio de un diseño de gama alta puede ser elevado.

Número de mangueras de la hookah

Esta característica depende de los hábitos de fumar del usuario. Si es de uso personal se recomienda una sola manguera, pero para varias sesiones o en grupo se debe elegir más de 2.

Material de las shishas

En dependencia de la selección del material tendrá mayor o menor durabilidad. El precio es también modificado por el material que se emplee. Los de barro son de un diseño artesanal generalmente baratos y poco durables. Los de cerámica y vidrio perduran más, siendo estos últimos más caros por añadir diseños modernos.

Tipo de Cazoleta

Esta pieza se considera como parámetro de selección pues es muy variable en materiales y formas. En ella reside la esencia de la shisha por lo que la forma y material determina modelos y utilidades.

Cómo funciona la shisha

Casi siempre el tabaco se combina con glicerina, melaza o miel y el extracto frutal con el aromatizante. A partir de ahí se siguen los siguientes pasos:

–          Se llena de agua (o cualquier otro liquido valido) la base a gusto, pero sin pasarse 3 centímetros por encima del tubo interior.

–          Se coloca la válvula de cierre para evitar cualquier escape de aire.

–          Se fija herméticamente la manguera para que no se escape el humo a inhalar.

–          La mezcla preparada se coloca la cazoleta en la cantidad adecuada que se requiera. No se debe apretar mucho para que el aire pueda pasar por ahí.

–          Luego se cubre con papel de aluminio y se coloca el carbón encendido sobre él.

–          Se inhala a través de la boquilla de la manguera el humo.

–          En caso de exceso de humo se regula empleando las válvulas.

 

Ventajas de su uso

Las ventajas de su empleo son las siguientes:

–          Son menos propensos a la dependencia porque el humo es diferente al de los cigarrillos y por tanto es menos adictivo.

–          El humo aspirado no pasa a través de los dientes por lo que daña mucho menos la dentadura.

–          Elimina que se impregne el fuerte olor del tabaco en la ropa pues el humo que emite usualmente es de distintos sabores.

Efectos secundarios de fumar shisha

La shisha quema un tabaco aromatizado o saborizado que atraviesa el líquido en su interior. Con sabores y olores seductores como manzana, menta, rosa, uva, limón y sandía.

Erróneamente las personas han considerado que el narguile es menos dañino que el cigarro. Todo lo contrario, dado a que investigaciones han probado que ambos fumadores reciben perjuicios muy parecidos. Sucede que ambos le proporcionan al cuerpo sustancias cancerígenas y tóxicas.

Se debe conocer que las sustancias que su fuman en las shishas no son naturales ni suponen beneficios para el organismo. Además, tienen una dosis de nicotina, lo que crea sumisión semejante a la dependencia que provoca el cigarro.

Efectos a largo plazo

Justificar que el narguile es purificado por el filtro de agua es una falsa afirmación. Esto se basa en que el agua solo puede templar el humo antes de ser aspirado. Pudiesen presentarse en pacientes fumadores: cáncer pulmón, estómago, boca, esófago y garganta. Los niveles de contaminantes en el organismo Agregan vulnerabilidad a otras enfermedades.

Efectos circulatorios

El monóxido de carbono y los metales pesados que contienen las shishas (junto a sus otros muchos componentes tóxicos) son inhalados y perjudican su capacidad y tu movilidad. Disminuyen grandemente el oxígeno en la sangre, la cual se contamina y viaja todo el organismo calcificando las venas.

Efectos en la tensión arterial

Además de agudizar enfermedades y síntomas como: aumento de la tensión arterial y frecuencia cardíaca, disminución de la fertilidad, afecciones cardiovasculares, descenso de la función pulmonar y bloqueos de arterias.

Riesgos en pacientes sensibles

También provoca que las embarazadas fumadoras tengan bebés de bajo peso y, propensos a enfermedades respiratorias. Son una fuente de propagación de otro tipo de enfermedades virales como gripes, pero también hepatitis, herpes y mononucleosis.

Deja una respuesta